“Bernal y Alvite”. José Castro López

30 Marzo 2023

La Asociación de Periodistas de Galicia (APG) realiza desde su fundación (1995) muchas actividades para abrir nuevos horizontes, promover y dignificar la profesión periodística. Entre esas actividades sobresalen el “Premio Diego Bernal” que se otorga a un profesional de dilatada carrera en el periodismo y el “Premio José Luis Alvite”, que reconoce las opiniones de otro profesional publicados en la sección de opinión de un periódico.
Ambos premios gozan de un reconocido prestigio, pero faltaba ponerles la guinda. Y eso ocurrió el sábado pasado en Compostela cuando se descubrieron sendas placas que recuerden para la posteridad a Bernal y Alvite, una iniciativa de la APG que el tesón de su presidenta, María Méndez, consiguió fuera bien acogida por el Ayuntamiento compostelano.
Fue un acto entrañable en el que participaron familiares, amigos y compañeros de los homenajeados entre los que pesaron mucho los recuerdos del ayer, las muchas vivencias con estos dos periodistas y amigos. Diego Bernal queda inmortalizado en la fachada de su casa natal en la Rúa do Vilar, y el nombre de José Luis Alvite permanecerá para siempre en la emblemática plaza de Mazarelos.
Bernal fue un compostelano de raza. No se puede hablar de Santiago sin evocar a Diego, tan entrañablemente unidos, tan metafísicamente identificados. Como periodista cultivó la información diaria, el periodismo radiofónico, el televisivo y la literatura. Su pluma elegante contó las historias de varios personajes compostelanos a los que trató con delicadeza proverbial. Conversar con él era econtrarse con el humor, ese humor elegante que caracteriza al ser galaico, y adornaba sus fabulaciones con ironía fina y
cordial.
Alvite era un prodigio de imaginación. En el Savoy concibió universos, creó historias e inventó un mundo por el que desfilaron tipos humanos sorprendentes e imprevisibles y casi siempre perdedores “a los que le sientan mejor las balas que las rosas…”. Nunca salía el sol en el Savoy, pero a la luz de las tulipas Alvite nos dejó un portentoso dominio del lenguaje, una lírica de belleza sublime en la que habla de literatura, del amor y desamor, de los desengaños o de interminables tardes llenas de nostalgia.
“No quieran conocerme. No se pierden gran cosa…, soy un sentimental que está de paso”, decía este bohemio compostelano podía encarnar a algún personaje valleinclanesco, como el Marqués de Bradomín, creado por don Ramón María, que a la postre era un don Juan ochocentista “feo, católico y sentimental”.
Al fin, Bernal y Alvite ya están inmortalizados en la Compostela eterna que el sábado cumplió con la obligación de honrar a sus dos periodistas eminentes que tanto contribuyeron a hacer más grande a esta ciudad.

Outros artigos

“La Confianza” – José Antonio Constenla

En la actualidad atravesando una crisis de confianza, con mil explicaciones, pero ninguna sencilla ni clara, que dificulta la comprensión del mundo en el que vivimos. Un efecto de estos es que los discursos no sintonizan con la realidad en la que estamos inmersos....

+

“Medallas Castelao”. Alberto Barciela

A Medalla Castelao é unha condecoración civil outorgada polo Goberno de Galicia. Proponse distinguir a obra artística, literaria, intelectual ou calquera outro tipo de obra dunha distinguida personalidade galega. Foi creada en 1984 con motivo da volta a Galicia dous...

+

Publicidade

Revista en papel

Opinión

“¿Qué es la vejez?, pros y contras” – Manuel Domínguez

“¿Qué es la vejez?, pros y contras” – Manuel Domínguez

La vejez es el abandono de la juventud, pero tampoco así es muy cierto ya que hay jóvenes viejos. La doble foto que muestro es de los actores Anouk Aimée y Jean Luis Trintignant, del film, “Un hombre y una mujer”, la inferior 50 años después, titulada” Los años mas...