“Los inspectores alemanes”. José Castro López

15 Xuño 2023

¿Se acuerdan de la crisis de los pepinos? Fue en mayo del 2011 cuando la responsable de Salud de Hamburgo acusó a los pepinos españoles de causar el brote de Escherichia coli que mató a 53 ciudadanos e intoxicó a unos 3.800. Días después se descubrió que la bacteria se encontraba la soja de una granja de la Baja Sajonia. Pero el mal estaba
hecho.
¿Se acuerdan del piloto Andreas Lubittz? En mayo de 2015 estrelló un avión contra los Alpes franceses y mató a 150 personas. El piloto padecía depresión y la empresa fue
poco diligente en el control de su salud mental.
¿Se acuerdan del fraude de Volkswagen? Se supo en setiembre de 2015 que esta empresa trucó 11 millones de coches para engañar a las agencias medioambientales sobre las emisiones de sus vehículos. Fue uno de los mayores fraudes en la industria de la automoción.
¿Sabían que Alemania recuperó parte de su minería de carbón que queman a destajo para mantener las fábricas para compensar los efectos de la dependencia energética de Rusia?
Conclusión de todo esto: Alemania no es perfecta. Allí también falsifican coches, se retrasan los trenes, salen de las fábricas electrodomésticos defectuosos, hay contratos basura, listas de espera… Años atrás hicieron trampas sonadas empresas como Siemens, MAN, Commerzbank, Deutsche Bank y otras en connivencia de empresarios y políticos.
Con estos precedente, 9 parlamentarios del Bundestag aterrizaron en España para “inspeccionar” si los agricultores de Huelva cultivaban las fresas de acuerdo con “los exquisitos estándares ecológicos de la rigurosa Alemania” o estaban acabando con las reservas de agua de Doñana.
Es comprensible que parlamentarios alemanes quieran venir a comer, beber y disfrutar de las bondades de nuestro país. Lo insólito e increíble es que el Gobierno español, con el presidente y la ministra de Transición Ecológica a la cabeza -vean sus tuits en la red- apoyaran la campaña lanzada desde Alemania de boicot a la fresa de Huelva, que es de mejor calidad y más barata que la que ellos producen allí.
Fue bochornoso el silencio del Ministro de Agricultura y fueron indignas las palabras de la ministra Calviño que culpó al PP del boicot alemán a la fresa onubense y tachó a la Junta de Andalucía de actuaciones irresponsables “que dañan el interés de nuestros agricultores”. Como defienda así la economía española estamos perdidos.
La embajada alemana en Madrid, con buen criterio, acabó con este episodio obligando a los parlamentarios del Bundestag a regresar “con el rabo entre las piernas”. El presidente español y los ministros deberían aconsejarles que inspeccionen en su país que, decía un agricultor onubense bien informado, “emite cuatro veces más CO2 que España”.

Outros artigos

“Lisboa, luz cosmopolita”. Alberto Barciela

En apariencia, lo único que vemos de la ciudad es lo que la ciudad nos muestra. Lisboa es traslúcida, se da toda en su generosa actitud para quien se predispone a admirarla, para los que abren sus brazos con el fin de abarcar un pequeño pleno universo cosmopolita,...

+

“Saber lo que cobramos”. José Antonio Constenla

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha propuesta que losempresarios ingresen a cada trabajador la totalidad de su salario y quedespués sea el Estado el que se ajuste con ellos y les cobre loscorrespondientes tributos sobre su nómina. Así, estos, podrían...

+

Publicidade

Revista en papel

Opinión

“Enfermedades terminales”. José Manuel Pena

“Enfermedades terminales”. José Manuel Pena

Estos últimos días las visitas al hospital fueron frecuentes para acompañara un buen amigo que se encuentra viviendo unos difíciles momentos por sudelicado estado de salud. Esta circunstancia me abrió un poco más los ojos ala realidad del sufrimiento, el dolor, el...

“Mellor é falar”. Luís Celeiro

“Mellor é falar”. Luís Celeiro

Moitos dos lectores lembran como era aquelo de chamar por teléfono aos parentes deMadrid ou de Barcelona, ao noivo de Lleida ou de Cádiz, ao veciño emigrante en Suíza ou encalquera lugar industrial de Alemaña. Moitos aínda se acordan hoxe daquel teléfonoparroquial que...