“Calidad democrática”- Alberto Barciela

25 Maio 2023

Decía un algo más que irónico Friedrich Schiller, poeta, dramaturgo, filósofo e historiador alemán, “que los votos deberían pesarse, no contarse.” Las desigualdades en el acceso a la información, en los propios desequilibrios sociales y económicos, muy significativamente los derivados de la formación, en definitiva en las orteguianas circunstancias, hacen que las papeletas se precipiten sobre las urnas con decisiones tomadas desde capacidades y entendimientos disímiles, pero con aparente igualdad de oportunidades. Esta última es la mayor virtud de un sistema que sabemos imperfecto, tanto como el propio método D’Hondt, sistema que se utiliza para repartir los escaños o concejales entre las candidaturas de forma proporcional al número de votos obtenidos.

Las campañas se desarrollan con el arbitrio de las juntas electorales, el control de los partidos y el de los medios de comunicación, incluso el de los propios ciudadanos -protagonistas estos días de las denuncias de Melilla y Mojácar-, y la intervención decidida de las policía y de la Justicia ante el menor indicio de fraude. El sistema sabe que ha de protegerse de sí mismo, de sus deficiencias y en lo fundamental de las intenciones de aquellos que aspiran a llegar al poder mediante engaños, con seguridad para utilizarlo de forma torticera y/o corrupta.

Las campañas electorales son necesarias, pero mejorables. Las actitudes políticas deberían derivar hacia planteamientos de respeto por el adversario, exposición de programas y alternativas, críticas fehacientes, utilización transparente de la publicidad y de los medios públicos, gastos limitados y debates equilibrados entre aspirantes, incluso a la exigencia de no contaminar el medio ambiente con excesiva papelería o ruidos innecesarios e inconvenientes a nuestro sosiego cotidiano. Pero no es así y todos los sabemos.

En el compromisos ineludibles de los que desean acceder a las instituciones – a quienes hay que exigir verdad curricular y capacidad de gestión-, han de figurar reformas esenciales pendientes desde la Transición de 1975, que aseguren en el futuro una mayor calidad democrática: censos actualizados, listas abiertas, segunda vuelta, limpieza en la financiación de los partidos, gobierno del más votado, respeto a la separación de poderes y a las minorías, diálogo y colaboración institucional, y nula hipocresía en los salarios -hay que asegurarse de que nos conduzcan los mejores, compensarles por ello con generosidad, y ser absolutamente estrictos judicialmente con los corruptos-. En el servicio público sobran coches oficiales, privilegios, nepotismos y amiguismos, pero también faltan recompensas justas y consensos en lo esencial. 

El voto ha de ser reflexivo, no emocional, pues este excluye el raciocinio. Votar con el corazón, en el pálpito de una premoción, es arriesgar al fanatismo, cuestionar los fundamentos sobre los que ha asentarse una democracia. Quizás esto provenga del fracaso de los sistemas educativos, o de la búsqueda de ciudadanos maleables, manipulables, con la bagatela de 100 euros el sufragio.

Hace ya veinte años, en un artículo del belga Gérard Mortier, entonces director delegado de la Ópera de París, antes director del Festival de Salzburgo, titulado “Lo bueno, lo malo y la industria cultural”, publicado en “El Cultural”, leí que “la democracia está basada en el número y no en la calidad”. Uno de nuestros grandes desafíos aún hoy es conseguir que la calidad sea un elemento importante en nuestras decisiones. Hemos de seguir profundizando en esa dirección. Elegí ese ejemplo, porque entiendo que existe un problema político que nace de un problema cultural: de la deficiente formación general, posiblemente impulsada desde la política. A ello se han añadido ahora las amenazas de un mundo digitalizado y global.

No todo es culpa de los demás y el esfuerzo de exigir un compromiso eficiente a nuestros representantes en las instituciones, sean del color que fueren, merece la pena en favor de la convivencia y el bienestar, de la libertad, la igualdad y la fraternidad efectivas. Para que de verdad ganemos los ciudadanos ha de ganar calidad la democracia.

Hoy, Friedrich Schiller debería exigir, con nuestro apoyo decidido, revisar las balanzas y sus fieles para contar la verdad de los votos y poder así pesar conciencias y responsabilidades

Outros artigos

“El Estado soy yo”. Manuel Dominguez

 Es una frase apócrifa que Luis XIV de Francia habría pronunciado el 13 de abril de 1655 ante el Parlamento de París, a los dieciséis años de edad No obstante, tal frase no consta en las actas de las reuniones del Parlement, por lo que se duda que tal anécdota...

+

“No cárcere” – Xulio Xiz

Como membro dunha sociedade democrática, con poderes básicos, forzas executoras, leis que marcan reglas de xogo, presunta igualdade de oportunidades e plena integración en Europa, calquera de nós corre perigo de pechar os ollos e coidar que vive nun mundo camiño da...

+

Publicidade

Revista en papel

Opinión

“Toda la noche remando…”. José Castro López

“Toda la noche remando…”. José Castro López

Es difícil saber si la derrota de los partidos independentistas catalanes generó en susdirigentes, además de decepción, más frustración que reflexión, pero ese veredicto delas urnas evoca el dicho popular “toda la noche remando para morir en la orilla”.Después de...

“Centro Empresarial da Construción” – José Manuel Pena

“Centro Empresarial da Construción” – José Manuel Pena

A construción, como o resto de actividades laborais, é fundamental para o crecemento económico e social de calquera sociedade. No ano 2003 naceu, na comarca do Barbanza, o Centro Empresarial da Construción, co obxectivo primordial de unir, defender e dignificar ao...