“¿Nos salvará la belleza?”. José Antonio Constenla

30 Xaneiro 2023

Dice el refrán que sobre gustos no hay nada escrito. La expresión es falsa en su literalidad, pero además parece sugerir erróneamente que el gusto estético es un sentimiento arbitrario, sin que quepa establecer relación alguna de causa-efecto entre nuestros gustos y los valores objetivos que sustentan nuestra vida. ¡Nada más lejos de la realidad!
¿Qué es la belleza? ¿Qué misterioso efecto produce en nosotros? Filósofos, y artistas llevan siglos preguntándose por esto, y lo cierto es que parece que no se aclaran. Los clásicos la identifican con la bondad y la verdad y Santo Tomás de Aquino asociando lo bello con el bien, señala la vía de la belleza como camino para llegar a Dios. Más allá de la discusión no resuelta de su definición, lo que podemos concluir es que es importante y una necesidad universal de los seres humanos. No solo porque resulte agradable a los sentidos, sino porque transmite ideas y valores esenciales. “Si por algo merece la pena vivir es por contemplar la belleza” decía Platón.
Aunque a menudo se la asocia con frivolidad y superficialidad, es un grave error porque es esencial para una vida profunda y llena de significado. Una herramienta eficaz contra la vulgarización y un desafío al utilitarismo puro y a la “disneyficación” de la sociedad. Optar por lo antiestético y la fealdad, expresión
del nihilismo y de esa vaciedad de la cultura, es negar el sentido armónico de la existencia y, por tanto, de la posibilidad del gozo contemplativo.
En la obra “El idiota”, Dostoyevski, defiende que la belleza salvará al mundo.
Pero, ¿qué belleza salvará el mundo?, pregunta un atribulado personaje de la novela, desesperado en medio del dolor. Dostoyevski le contesta: “Cristo, no hay otra belleza en el mundo que pueda salvarlo, sino nuestro Señor Jesucristo”.
La belleza es una invitación a gustar de la vida, a soñar el futuro y apreciar lo que nos rodea. Nadie duda que el Moisés, el David, los frescos de la capilla Sixtina, las sinfonías de Beethoven y Mozart, o Las Cuatro estaciones de Vivaldi traspasan el calificativo de hermosas. Todas son creaciones que nos dejan un poso de grandeza y trascendencia que elevan el alma a una dimensión distinta de lo habitual.
En un mundo donde no fuese posible captar la belleza, el bien perdería por sí mismo su fuerza atractiva y el hombre se preguntaría por qué ha de hacer el bien y no el mal. En tiempos donde el relativismo cuestiona la verdad, quizás la belleza sirva para volver a dejar claro que lo feo es lo falso y malo y lo bello lo verdadero y bueno.
La belleza es una clave fundamental para comprender el misterio de la existencia y como expresión de verdad auténtica, es huella y reflejo de Dios y por tanto, creo que sí que podría ser instrumento para salvar al mundo.

Outros artigos

“La profesionalidad del Gobernador”. José Castro López

El Gobernador del Banco de España finalizó el mandato y Pablo Hernández de Cos sedespidió con la elegancia de un caballero y con la profesionalidad del eminenteeconomista después de seis años al frente de una institución clave para la economía y elsistema financiero...

+

“La Monarquía está de cumpleaños” – José Antonio Constenla

Se cumplen diez años de la proclamación de Felipe VI como Rey de España tras la abdicación de su padre. El 19 de junio de 2014 el pueblo representado en las Cortes Generales le daba la bienvenida y el nuevo Rey se sometía formalmente a la soberanía del pueblo y se...

+

“Auditorio” – José Manuel Pena

Xa é unha grata realidade, o novo auditorio. Ribeira, necesitaba un auditorio en condicións e adecuado ao seu número de habitantes e da importante poboación da propia comarca do Barbanza. Este pasado sábado chegouse a inaugurar oficialmente, coa presenza de diferentes...

+

Publicidade

Revista en papel

Opinión

“Cariño: un pequeno gran punto negro contaminante”

“Cariño: un pequeno gran punto negro contaminante”

Non se sabe con exactitude o grao de contaminación que pode provocar en Galicia unha empresa que, como Altri (en Palas de Rei, Lugo), vai utilizar o eucalipto como materia prima a partir da que extraer fibras téxtiles; máis é evidente que existe medo ao que a...

“Tiempos verbales”. Alberto Barciela

“Tiempos verbales”. Alberto Barciela

No sé en que justo momento, si es que lo hubo alguna vez, perdimos el rumbo político y el social. No identifico en qué instante se distrajeron las referencias de los valores esenciales para la convivencia, para el entendimiento, para la discusión constructiva y la...