“Las claves del éxito del “IV Foro La Toja” vínculo Atlántico”. Alberto Barciela

Felipe González e Alberto Barciela no Foro

A la isla de A Toxa se accede por un puente blanco, con sus barandas caladas, cual encaje de bolillos, como filtro de aires variables, distintos, asociados a un paisaje único, en los que los pinos con sus verdes y marrones se imponen como fractal sobre un contrastado fondo de azules celestes y marítimos. La luz yodada ilumina playas marisqueras y pequeños roquedales. Todo es real y mágico, firme y evanescente, relajante y sugerente, propicio a la percepción de la calma, a la reflexión introspectiva, a la exposición inteligente y a la discusión demorada. Observar, escuchar, plantear, relacionarse, descansar en sus magníficos hoteles, relajarse en su balneario, pasear o jugar al golf y compartir manjares en cada comida ayudan a esclarecer las ideas, más en un momento de incertidumbre mundial.

El Foro La Toja -marca comercial- presupone todo eso y suma la concentración de mentes privilegiadas, plurales, representativas, que acumulan experiencias múltiples al más alto nivel, con transparencia absoluta, luz y taquígrafos.

La IV edición del encuentro ha consolidado la excelencia, ha confirmado la necesidad de foros de encuentro que otorguen luz entre tantas nieblas globales y locales, que propicien el debate educado y en positivo, que incluso revelen que los grandes consensos son posibles en la inspiradora democracia liberal.

El momento exigía y así se hizo reconocer y apoyar al pueblo ucraniano, al que se otorgó el Premio del Foro, entregado por S. M. El Rey Felipe V, y analizar el reposicionamiento geoestratégico, geopolítico y económico que ha provocado este execrable conflicto. Era y es necesario proseguir con el análisis de sus consecuencias sobre la población, pero también sobre sus efectos económicos, energéticos e inflacionistas. Por ende, era y es necesario detenerse en las políticas en materia de demografía, resaltar las oportunidades de la digitalización y el turismo, subrayar los peligros y posibilidades de las redes y la importancia creciente de la ciberseguridad, advertir de la necesidad de propiciar una formación exigente para las nuevas generaciones, a las que habrá que visibilizar, otorgándoles relevancia y protagonismo social y profesional.

En Galicia se hicieron propuestas para un contexto post pandémico modulado por un precipitado cambio de era -reglobalización-, en el que se ha de considerar la salud, la paz, -la prevención ante amenazas como la rusa-, las soluciones democráticas, la igualdad, la redistribución de la riqueza, el bienestar social, la toma de conciencia de que el trabajo ya no es un factor de arraigo, las migraciones, el suministro de materias primas  -diversificación de proveedores, repatriación de materiales, proximidad, etc.-; el transporte de mercancías -que colapsó tras la crisis del Canal de Suez- y su libre circulación a precios competitivos -existe una grave tendencia monopolística, el sector de contenedores está en manos de 3 multinacionales, antes del COVID eran 17, que compran puertos y logísticas locales-; la demanda de profesionales cualificados, el aumento de la productividad, la reducción de la dependencia de China; la ayuda al desarrollo del Tercer Mundo;  la otanización de Europa -las inversiones en Defensa y la creación de riqueza y empleo en lo próximo-. Se resaltó la necesidad de una respuesta de la UE ágil, flexible y efectiva frente a los nuevos riesgos, adoptando en la práctica soluciones estratégicas inteligentes y oportunas para la transición energética y medioambiental, con apoyos de la digitalización, el incremento de la ciberseguridad. Todo, tras considerar el ya en apariencia inevitable desplazamiento del centro de gravedad del poder mundial del Atlántico hacia Asia.

A escala nacional, sobrenadó en casi todos los ponentes -quizás salvo en Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, -una seria advertencia sobre el riesgo de los populismos -incluido el fiscal-, los impuestos creados con fines electoralistas o la insolidaridad presupuestaria. Se pidieron explicaciones sobre la gestión de los Fondos Next Generation y en relación con la ausencia de PERTE en sectores tan fundamentales como el turismo.

En opinión de los foristas, los empresarios y la sociedad reclaman certidumbre para afrontar en lo inmediato y en el futuro las nuevas propuestas como el Metaverso -un mundo paralelo que se impondrá en los próximos años, entre 5 y 10-. Se reconoció que hace falta encontrar talento y que habrá que utilizarlo con entendimiento, visión y rigor, con persistencia permanencia e institucionalidad y con un mayor protagonismo de la sociedad civil.

Es posible que si se aplicase   las mismas claves que hacen del Foro la Toja Vínculo Atlántico una referencia imprescindible y un éxito tifo iría mucho mejor. Amancio López Seijas, acertó al confiar a Josep Piqué, la presidencia, y a Carmen Martínez Castro, la dirección, y ellos supieron escoger a los ponentes e invitados, y abrir a toda la sociedad el exclusivo acontecimiento a través de las redes y de los comunicadores presentes en la Isla, muy en especial a cuantos han trabajado en el mismo y al personal de HOTUSA y de la CRTVG.

En A Toxa ya existe otro puente, nos une al mundo en tiempo real y en vanguardia.

IV Foro La Toja