“Monarquía vs Plebeyos”. Manuel Dominguez III

En 1936 asciende al trono del Reino Unido Eduardo VIII, tenía una relación con la americana, divorciada dos veces Walis Simpson, noticia que era ausente de la gran isla, pero no así en todas las partes del mundo, la censura en reino unido era enorme, pero no se puede tapar lo obvio.

El parlamento, y el primer ministro informan al rey que no puede casarse con la divorciada América, en intolerable, inadmisible, el rey es la cabeza, el representante de la religión que profesan.

Para poder contraer matrimonio solo tiene un camino abdicar.

Así antes de un año de reinado abdica, en su hermano Jorge VI, que es el padre de Isabel II fallecida estos días.

Cien años después, se le da la vuelta al calcetín.

La Paloma

Se equivocó la paloma,
se equivocaba.
Por ir al norte fue al sur,
creyó que el trigo era el agua.
Creyó que el mar era el cielo
que la noche la mañana.

Rafael Alberti.

El rey Carlos III, se casa con su amante de toda la vida, y ella puede ostentar el título de Reina Consorte.

Camila Parker Bowles, mujer divorciada, en un tiempo vilipendiada, hoy Reina Consorte.

Cosas veredes se remonta al Cantar de Mío Cid, cuando Rodrigo Díaz de Vivar le dice a Alfonso VI: Muchos males han venido por los reyes que se ausentan… y el monarca contesta: Cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras.

Lo dicho para el Reino Unido, es totalmente valido para este reino Carpetonico, donde mi nieto tiene oportunidad de ser Rey consorte.

Un poco de humor que no falte