“La España doliente”. Manuel Dominguez III

«¡Me ahogo, me ahogo, me ahogo en este albañal y me duele España en el cogollo del corazón!», exclamaba un irritado Unamuno, era 1923.

Finalizaba 1975, en aquellos años a todos, o casi todos nos dolía España, una España vergonzosa, vergonzante. España deja de manera traidora, abandona a una tierra que se decía era una provincia más, tenía representación en las Cortes españolas, es mas, como muestro, sus ciudadanos tenían DNI español.

En la fotografía que muestro, allá por los 80, me reúno con el representante, delegado para Galicia, del Frente Polisario.

Cada 100 años, España cambia de ropaje, los que hoy estamos ya no estaremos, pero la historia se repite.

“Españolito que vienes

Al mundo te guarde Dios

Una de las dos Españas

Ha de helarte el corazón”

Machado.

Ayer ni eran ellos, ni hoy somos nosotros, que nosotros estamos en tránsito, España es la tierra silenciosa, que no habla, llora o mendiga, España son los montes heroicos inamovibles, los ríos, que lloran, los verdes pinos.

La España de charanga y pandereta,

cerrado y sacristía,

devota de Frascuelo y de María,

de espíritu burlón y de alma quieta,

ha de tener su marmol y su día,

su infalible mañana y su poeta.

Machado

Y la historia se repite, ayer, hoy y mañana.

Y nada hemos aprendido, en nuestra piel, se escribe el nombre del hijo que se ha tenido, amores que ya no son, rostro del padre para evitar el olvido, la España que fue y no ha sido.

Solo la tierra permanece, quienes hoy la pisan, mañana será la tierra quien les cobije.

Como el Cid Campeador, así andan hoy nuestros políticos, cada día buscando dueño a quien servir.

Si me muero, que me muera

con la cabeza muy alta.

Muerto y veinte veces muerto,

la boca contra la grama,

tendré apretados los dientes

y decidida la barba.

Cantando espero a la muerte,

que hay ruiseñores que cantan

encima de los fusiles

y en medio de las batallas.

Miguel Hernandez

Ayer era el Lazarillo de Tormes, hoy cambio el nombre, se llama, ¿quién lo sabe?, solo una cosa es cierta somos una España de Lazarillos.

«¡Me ahogo, me ahogo, me ahogo en este albañal y me duele España en el cogollo del corazón!»,2022

manueldominguez.eslavozdelaemigracion.es