“Fabula, las dos jarras de agua”. Manuel Dominguez III

08 Maio 2022

Una creación propia

En una larga mesa como esa, similar a las que utiliza Putin para despreciar a sus interlocutores, había dos jarras de agua, cada una en su esquina.

Una jarra estaba orgullosamente triste y presumida de la cantidad de agua que tenía.

Nadie la tomaba, nadie la tocaba, nadie bebía de su agua, solo silencio, solo el silencio era su compañía, porque ella quería, no quería repartir parte de su fresca agua.

Mientras la otra jarra pasaba de mano en mano, todos sonreían y calmaban su sed en el agua que ella tenía, la tocaban con suavidad, todos valoraban la clase de cristal de la que estaba formada, así de mano en mano, de vaso en vaso todos apreciaban sus cualidades.

Pasaba el tiempo, que era cantado por un gran reloj de pared, la hora en punto, los cuartos y las medias.

La jarra empática, se volvía a llenar de agua fresca, recién quitada del pozo.

La otra jarra, ya solo contenía agua caliente, que ni las moscan visitaban. Los rayos de sol que entraban por la ventana sin permiso, robaron la frescura del agua

Ella maldecía su soledad, y envidiaba lo solicitada que estaba la otra jarra, no entendía en su egoísmo enfermizo, no entendía que si no compartía, solo le esperaba eso, la soledad y el olvido.

A la jarra egoísta, solo le esperaba, la soledad y la perdida de valor de su agua, allí en una esquina, olvidada, y solitaria tendría su futuro, mientras que la jarra amiga, se sentía viva y necesitada y feliz de poder servir agua fresca a los comensales.

Ahora ustedes pongan nombre a cada una de las jarras

Outros artigos

“Celebrando a Rosalía de Castro”. Antía Pereira

“Celebrando a Rosalía e o seu día celebramos o que nos une, o que nos representa e o que nos move. Poucas figuras concitan ó seu redor a unanimidade que convoca Rosalía. E iso en boa medida porque ela soubo tocar as cordas, unha a unha, aínda que fose de distinto...

+

“Reto astrolabio”. Alberto Barciela

El mar merece respeto, aun así reclama y admite audacias, quizás motivadas por el horizonte casi infinito. El ser humano, en la búsqueda de sí mismo, de completar inquietudes y afanes, de responder a su curiosidad, acepta con gusto el reto de los nuevos rumbos,...

+

Publicidade

Revista en papel

Opinión

“Paz e despois gloria”. Luís Celeiro

“Paz e despois gloria”. Luís Celeiro

Eles tamén ganaron, aínda que desta vez, como noutras ocasións, houbo perdedoresagochados detrás do parapeto da verborrea ou dese inmenso muro de silencio. Taménhoubo quen, con tristura e desacougo, admitiu a derrota e parece que está en disposiciónde intentalo...