“Día de la madre”. Manuel Dominguez III

Desperté en la noche, lloré, tenia miedo, acudiste a mí al instante interrumpí tu sueño en la noche, me abrazaste, me preguntaste que me pasaba te dije tengo miedo.

Me preguntaste que era, que es el miedo, yo no lo sé, llore, me calmaste y me dijiste bien vamos a buscar el miedo.

Fuimos a la cocina abriste todos los cajones, la nevera, fuimos al dormitorio, deshiciste la cama, miramos bajo ella, fuimos al cuarto de baño, no quedo rincón en casa por mirar.

Me dijiste ya ves no lo hemos encontrado, el miedo no existe y si existiera no esta en casa, marcho. No debes de temer lo que no existe, tal vez te contaron un cuento, pero ya ves hemos rebuscado toda la casa y no le encontramos,

¿estas contentas?

Al día siguiente me llevo a un gran centro comercial, a visitar muchas tiendas y en algunas entro y pregunto qué quería comprar un kilo de miedo, y así con tiendas amigas, todas decían que no tienen miedo a la venta, ni kilos ni gramos

No se donde escuchaste esa palabra, pero ya ves, no hemos encontrado al miedo, así pues, a partir de hoy sueña feliz y duerme tranquila.

Siguiendo la experiencia de mi madre, lo mismo transmito mis hijos, miedo al propio miedo.