“Impuestos y gastos”. José Castro

20 Abril 2022

“Los niveles actuales de inflación son inaceptables”, dijo la vicepresidenta Calviño el 13 de abril en Canal Extremadura y aseguró que el Gobierno hace todo lo posible para que bajen los precios. Seguro que hace lo que puede, pero eso no significa que acierte.
En una encuesta de Sigma Dos nueve de cada diez españoles -¡que tienen la manía de pensar!- cuestionan la ineficacia de la medida estrella de la subvención general de los combustibles, y el 61 % respalda la rebaja fiscal aprobada en la reunión de presidentes en La Palma, una petición del líder de la oposición en su visita a la Moncloa que ni siquiera consideró el presidente del Gobierno, que estuvo en aquella reunión.
Son muchos las voces que claman por una rebaja “selectiva” de impuestos como remedio para contrarrestar la inflación. Y no es verdad lo que dice la ministra en la entrevista citada -también lo dice el presidente- que “una rebaja de impuestos lleva aparejado un recorte de servicios públicos”. El Estado de bienestar se resiente si descienden los ingresos, que ahora aumentan con la inflación, y si la rebaja fiscal no va acompañada de una multimillonaria reducción del gasto público que Calviño sabe está
desmadrado.
Los españoles pagamos mucho, somos uno de los países con mayor esfuerzo fiscal, y el Gobierno gasta a espuertas. Gran parte de nuestros impuestos se pierden en gastos que mantienen ministerios inútiles, asesores y cargos de confianza (lean la relación en el diario Expansión del día 18), subvenciones y otros despilfarros -circulan por la red ejemplos escandalosos- que desangran las cuentas públicas e indignan a los contribuyentes.
Ante esta subida de precios que devalúa salarios y ahorros, resta poder adquisitivo y empobrece a todos, pero golpea más a los más vulnerables, el Gobierno debería compensar a los ciudadanos dejando más dinero en sus bolsillos para hacer frente al aumento de los precios. ¿Por qué se niegan a ajustar las tarifas del IRPF a la nueva escalada de la inflación?. También es de “primero de gestión” reducir el gasto público
que, más que aportar al Estado de bienestar, impide dotar mejor sus servicios y aumenta la deuda y el déficit.
Esta crisis es la primera preocupación de los españoles que el Gobierno debería atender y dejar de agitar el fantasma de la extrema derecha, que inquieta menos a la gente. El “discurso del miedo” ya no vende porque quienes tienen problemas económicos, piensan, cultivan el pensamiento crítico.

Outros artigos

“Cariño: un pequeno gran punto negro contaminante”

Non se sabe con exactitude o grao de contaminación que pode provocar en Galicia unha empresa que, como Altri (en Palas de Rei, Lugo), vai utilizar o eucalipto como materia prima a partir da que extraer fibras téxtiles; máis é evidente que existe medo ao que a...

+

“Tiempos verbales”. Alberto Barciela

No sé en que justo momento, si es que lo hubo alguna vez, perdimos el rumbo político y el social. No identifico en qué instante se distrajeron las referencias de los valores esenciales para la convivencia, para el entendimiento, para la discusión constructiva y la...

+

“Ciudades más habitables”. José Antonio Constenla

Ciudades más habitablesEn plena resaca de las elecciones europeas, tal vez viene bien paradesengrasar, hablar de cómo haremos que nuestras ciudades sean máshabitables, algo sobre lo que la Unión Europea va a tener mucho que decir,sobre todo en un momento de transición...

+

Publicidade

Revista en papel

Opinión

“Para vivir ben, Galicia!”. Luís Celeiro

“Para vivir ben, Galicia!”. Luís Celeiro

A morte, se pensas nela, se recordas ao amigo no cadaleito camiño cara ao máis alá ou seves ao teu pai deitado caladamente nun féretro de madeira nobre, diante dunha multitudede xente chorando, a morte -dicimos- fai estremecer a alma dos vivos, fai que se apague aluz...