“La paz no será posible mientras no extirpemos el Cáncer”. Manuel Dominguez III

En EE UU el botón nuclear esta en mano de tres personas, el presidente por si solo no pude decidir, otros dos altos mandos, personas de gran responsabilidad participan en la decisión.

En Rusia, dicen que solo Putin decide y esta utilizando un lenguaje muy peligroso, aunque no sea real, simplemente utilizar ese lenguaje, habita en el cerebro y produce inclinaciones, el lenguaje no es neutral.

El Cáncer no se pacta, no hay acuerdos, se combate con quimioterapia para matarle total y absolutamente o se extirpa, se corta 15 o 20 centímetros del intestino y el material contaminado, el material asesino se entierra o se tira a la basura, solo si se combate el Cáncer.

Es posible que este mes se llegue a una paz obligada una rendición de una de las partes, ¿Quién garantiza que esa paz será duradera? Que dentro un tiempo no despertará el hambre de ese Cáncer, que no reaparecerá, pues a todas luces, en la otra parte no se ve equilibrio emocional.

Esto no es una guerra convencional, se ve que como el caballo Othar, Ucrania es un solar donde difícilmente crecerá la hierba.

Se bombardea escuelas, hospitales, centros de arte, teatros, en propia casa no se podan árboles se arrancan de raíz, en el Kremlin no tienen a Themis allí se adora a Perséfone.

Y mientras esto sea así, frágil paz puede existir, solo una ventana abierta, perdida de miedo, solo poniendo el Cáncer a la sombra de los cipreses se construirá una paz verdadera.

Es el cuento de la cigarra y la serpiente.

Tiene que morir la semilla para que de su fruto.