“Madre”. Manuel Dominguez III

Este trabajo sobre la mujer, está dedicado a las mujeres que me visitan en “obarbanza.gal”, hoy mención especial, las amigas de infancia. He visto a la mujer parir, gemir de dolor, a veces un minuto se siente como una hora, eso solo lo puede saber quién pare. He visto su rostro lleno de surcos intentando que una nueva vida viniese al mundo.

He visto mierda y sangre.

El sonido de un llanto provocado, cambia su rostro, radicalmente, aquel rostro de pena, se vuelve hermoso, le ponen a su hijita sobre su cuerpo, y ese Ángel maternal es la imagen más bella. Una belleza suprema es verla dar de mamar a su princesa, ese rostro de felicidad.

Una noche de invierno mientras escribía me preguntaste, ¿qué es poesía?, yo respondí, poesía eres tú.

He visto, puedo ver, o sentir, sin estar presente, digo he visto una madre a la hora de servir la mesa, ante la pregunta de cuatro hijos, ¿mamá no comes?, ella responder, no hijos míos, entre prueba y prueba cocinando la comida, estuve picando tanto que se me fue el hambre.

Comed vosotros, al recoger la mesa, solo por probar como estaba de sabrosa la comida, la madre toma las migajas que sobraron.

¡Dios mío! Decidme, ¿no es para hacerle un monumento en la plaza mayor del pueblo?

Quiero que sepas una cosa, eres la esposa de mi hijo, por tanto la persona más importante en mi vida, eres una hija en esta casa, debes de saber que estas en mi corazón, eres lo más valioso para mí y así quiero que lo veas, no suplanto a tu madre, pero mi sentimiento es ese.

La felicidad de mi hijo lo que más amo, depende de ti, él te eligió a ti y tú a él, tú tienes la facultad de hacer de él el hombre más capaz del mundo, de tus palabras, de tus ánimos dependerá su alcance en la vida.

De tus caricias, de tu sonrisa, de la paz en el hogar, dependerá su salud emocional.

Aquello que parí con dolor te lo entrego, para que le ames, le protejas y le hagas feliz, como él te hará a ti.Hoy mi felicidad consiste en veros feliz, y mañana si la vida os premia, escuchare una voz angelical llamarme abuelita.

Pudiera decir más cosas, serian innecesarias, innecesarias cuando las palabras dejan de ser sentimientos.

Y cuando no hay sentimientos mi estilográfica, queda vacía de tinta.Un día alguien me pregunto, como haces para escribir así, de esa manera, a lo que respondí, escribo solo cuando siento, luego lo que hago es buscar las palabras adecuadas para expresar mi sentir.

Gracias por leerme, gracias

manueldominguez.eslavozdelaemigracion.es