“Último abril”. Olegario Sampedro

15 Maio 2024


“Último de abril, primero de mayo. Que entre el bueno y salga el malo”. Este era el popular
adagio al que, cada 30 de abril, se recurría para bendecir las casas. Provistos con una rama de
tojo empapada en agua bendita, la gente santificaba sus hogares con el propósito de alejar las
energías negativas.
Recordaba esto ayer mientras leía que en estas mismas fechas se conmemora
internacionalmente el “Día mundial contra el acoso escolar”, una epidemia que con la fuerza
de una hidra multicéfala no somos capaces de exterminar. Ignoro cuántos casos se logran
evitar con los planes específicos que, reiteradamente, se ponen en práctica en la mayoría de
los centros educativos de todo el mundo con la finalidad de prevenir y erradicar esa violencia
injustificada y gratuita. No obstante, de lo que sí tengo pleno convencimiento es de que el
número de casos que no logramos reducir es estremecedor. Partiendo de la premisa de que un
solo menor acosado resulta una cifra demasiado alta, los abultados y obscenos porcentajes
oficiales que se publican debieran producirnos pudor, avergonzarnos como comunidad y
hacernos asumir, de una vez por todas, que un joven que acuda a la escuela con recelo y
miedo a sus congéneres es un claro síntoma de una sociedad inepta.
Considerar que el acoso escolar es un asunto que deben resolver exclusivamente los colegios e
institutos puede resultar balsámico para nuestras conciencias, pero no deja de ser una
absoluta muestra de irresponsabilidad en tanto que este tipo de violencia posee una
indiscutible génesis social, ya que un acosador no se fragua únicamente dentro de los muros
de una escuela. Todos, sin excepción, somos agentes educativos: los docentes y los
progenitores, la familia, los amigos, los medios de comunicación, las redes sociales y el vecino
del 3º izquierda. No hay duda alguna: educa la tribu. Transmitimos valores, enseñanzas y
tolerancias con nuestros actos, nuestras palabras y nuestro ejemplo. La educación es una
responsabilidad compartida y como tal debemos entenderla y asumirla. Mientras así no lo
hagamos, continuará el sufrimiento anónimo de estudiantes intimidados, angustiados,
insultados, asediados, humillados, vejados…
Ocurrió hace unos meses, al finalizar una rueda de prensa en la que presentábamos un
programa comunitario contra el acoso escolar. Uno de los asistentes se acercó y nos dijo
convencido: ¿no creéis que estáis exagerando un poco?
¡Qué pena no disponer en aquel momento de una rama de tojo empapada en agua bendita!


OLEGARIO SAMPEDRO
Presidente del IMER (Instituto de Mediación Educativa de Ribeira IMER). Galicia. España

Outros artigos

“La profesionalidad del Gobernador”. José Castro López

El Gobernador del Banco de España finalizó el mandato y Pablo Hernández de Cos sedespidió con la elegancia de un caballero y con la profesionalidad del eminenteeconomista después de seis años al frente de una institución clave para la economía y elsistema financiero...

+

“La Monarquía está de cumpleaños” – José Antonio Constenla

Se cumplen diez años de la proclamación de Felipe VI como Rey de España tras la abdicación de su padre. El 19 de junio de 2014 el pueblo representado en las Cortes Generales le daba la bienvenida y el nuevo Rey se sometía formalmente a la soberanía del pueblo y se...

+

“Auditorio” – José Manuel Pena

Xa é unha grata realidade, o novo auditorio. Ribeira, necesitaba un auditorio en condicións e adecuado ao seu número de habitantes e da importante poboación da propia comarca do Barbanza. Este pasado sábado chegouse a inaugurar oficialmente, coa presenza de diferentes...

+

Publicidade

Revista en papel

Opinión

“Cariño: un pequeno gran punto negro contaminante”

“Cariño: un pequeno gran punto negro contaminante”

Non se sabe con exactitude o grao de contaminación que pode provocar en Galicia unha empresa que, como Altri (en Palas de Rei, Lugo), vai utilizar o eucalipto como materia prima a partir da que extraer fibras téxtiles; máis é evidente que existe medo ao que a...

“Tiempos verbales”. Alberto Barciela

“Tiempos verbales”. Alberto Barciela

No sé en que justo momento, si es que lo hubo alguna vez, perdimos el rumbo político y el social. No identifico en qué instante se distrajeron las referencias de los valores esenciales para la convivencia, para el entendimiento, para la discusión constructiva y la...