“Salíamos de la Peste y nos encontramos con la Guerra”. Xavier Alcalá

Pasó el Carnaval, que en las tierras de la antigua Gallaecia se llama con nombre latino, Introitus, degenerado como Entroido, Entrudo, Entruejo… Este año estuvo marcado por los jinetes del Apocalipsis: salíamos de la Peste y nos encontramos con la Guerra. Los recuerdos de mis padres se me apelotonaron en la cabeza; yo solo alcancé a saber de cerca de la guerrilla antifranquista, las guerras de Corea y de Indochina quedaban muy lejos para un niño, pero ellos supieron de muerte en el frente de batalla, bombardeos a civiles y vida –que no era tal– en un campo de concentración. Muerte y destrucción… Después ellos y yo, y mis hermanos, supimos del miedo continuo a la guerra atómica. ¿Qué pensarían mis padres si hoy viviesen?

Pasó el Entroido, enterramos la sardina y ardió el Meco. En la playa de Santo Amaro de Coruña la gente veía arder el símbolo del desenfreno y gritaba “¡Putin, Putin, Putin!”. ¿Cuánto dará para la Literatura esta nueva visión de la barbarie?

En tiempos de peste y guerra la vida sigue y las mentes trabajan donde y como pueden. De las respuestas a mi propuesta sobre un nuevo título para la versión en castellano de la que fuera en gallego Nos pagos de Huinca Loo, extraigo que se van acotando los gustos. Ya solo quedan Lanzas y arados, Tierra para todos y Un mar de pastos; y aparece una propuesta fuera de las mías, Sin horizonte, en referencia a la planitud (falsa) de la Pampa a lo lejos. Es bien curiosa, se asemeja a Sin rumbo, la novela de Emilio Cambaceres que alguien llegó a ver como cercana a la mía por el tema (cuando, en todo caso, sería al revés).

Quisiera proponerte que ahora votases dentro de esta selección reducida. Ya falta poco para que tengamos que contar con el título pues la revisión del texto avanza.

Y, hablando de avances, Argentina de paso está en los detalles gráficos finales. A continuación te muestro una de las primeras ilustraciones comentadas del libro de viajes por el país de las enormidades. Esperamos que, cuando te llegue la próxima carta, ya cuentes con él en todas las plataformas donde vamos publicando la Biblioteca Xavier Alcalá.

Una vez más, gracias por tu atención. Y fuerza para resistir lo que trastorne tu vida durante la presente guerra mundial.