“Tú y tú cerebro no sois lo mismo”. Manuel Dominguez III

Todos los casos están basados en hechos reales.Te juro por dios que si mi hijo hace esto lo mato lo hecho de casa, y lo afirmas con total convencimiento, y es creíble, lo piensas realmente sin duda.

Llega el día de autos o los días y lo permites, hasta llegas a justificarlo y de lo dicho, na.Si tú mujer tuviera un desliz, etc., la mato, mato a ella, a él y al súrsum corda, los mato, intolerable, lo juro por dios.

Y lo que dices es creíble, lo dices con total honestidad.Pero llega la realidad, la perdonas y no solo la perdonas, vas en su busca y le ofreces hasta la luna.

Porque una cosa somos nosotros y otra es el ser que habita sobre nuestros hombros, que tiene su experiencia guardada, sus necesidades más humanas, que guarda tus debilidades, y ese ser superior va por libre, es independiente de ti.Tú aunque no tengas un tipito diez, eres capaz de ponerte desnudo en la playa o donde sea menester, pero tú cerebro es incapaz de desnudar su amígdala.“Albert Einstein, padre de la física cuántica, decía que existe una realidad paralela que somos incapaces de verla con nuestros sentidos, y que nuestra percepción se encuentra congelada en una de ellas.”Entonces surge la gran duda, surge la pregunta ¿Quién soy yo?

Si miras hacia el cielo nocturno, lo más seguro es que veas algunas estrellas muertas, pero obviamente, no están todas muertas.Atención.

Cuando miramos al cielo, estamos mirando al pasado. Al contemplar las estrellas, la luz que vemos, nos llega con años de retraso.

Para ponernos en situación debemos saber que la luz viaja a casi 300.000 km/s, y la estrella más cercana a la Tierra (omitiendo el Sol) es Alfa Centauri, está a unos 4,37 años luz (es decir, tardaríamos 4,37 años en darnos cuenta de la desaparición de Alfa Centauri).

Dicho esto, podemos grabar nuestra voz grabar sonidos, pero pudiendo diferenciar frecuencias podríamos grabar nuestra voz pasada, tocas la guitarra, escuchas la belleza de sus notas, ¿Dónde está ese sonido? ¿Podría ser recuperado?

En el valle gritas a la montaña, y después de un tiempo ella te devuelve tu voz, tu sonido, transcurre un espacio de tiempo. Visto lo visto podríamos recuperar la voz de Napoleón, las bodas de Fígaro de Mozart, si un separador de sonidos puede hacerlo, no sería posible lo que planteo.

En otro siglo se decía nada más pesado que el aire puede volar y era cierto hasta que dejo de serlo, navegar bajo el mar, ir al espacio.Así pues no estoy muy lejos de una realidad incierta .Podría decir que no, pero mi cerebro dice que tal vez. Hay cárceles y presos, que ni tiene barrotes ni cadenas.

manueldominguez.eslavozdelaemigracion.es